Interview

¿Por qué la cultura debe ser un hilo conductor importante, junto con la tecnología, en el contexto de la educación?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

¿Por qué la cultura debe ser un hilo conductor importante, junto con la tecnología, en el contexto de la educación?

Entrevista realizada por Michalina Kuczyńska, Fundación ARTeria

Dúo de diseñadores: Wiktor Frączek, desarrollador de videojuegos, exprogramador, y Wawrzyniec Wróblewski, actualmente diseñador de UI/UX, antes conservador de arte y licenciado en pintura por la Academia de Bellas Artes de Varsovia. Son especialistas en diseño de productos y audiencias digitales. Además del diseño, comparten su fascinación por la arquitectura, la música y la filosofía. Son fundadores y miembros del colectivo de diseñadores-freelancers Kat On The Roof.

El año pasado trabajó en el proyecto «Art Polygon» (en polaco: Poligon Sztuki) financiado por el programa «Cultura en la Red». El resultado fue una avanzada y moderna galería de arte contemporáneo en 3D, parecida a un juego. Sé que este no es el ámbito habitual de su actividad. ¿Qué hace usted a diario?

Wiktor: En realidad, esta es una buena pregunta en cuanto a lo que hacemos profesionalmente en nuestros trabajos diarios y lo que creamos con Lorenzo fuera de horario. A menudo realizamos varios proyectos juntos, recientemente incluso en una empresa formalizada. Hemos hecho muchas cosas diferentes, así que es difícil hablar de un área determinada del diseño en la que no nos movamos.

Wawrzyniec: Los primeros proyectos que nos unieron fueron los juegos. Sólo más tarde empezamos a trabajar en proyectos más «pragmáticos»: crear sitios web, tiendas online, etc. También teníamos planes para aplicaciones, y da la casualidad de que la galería Poligon era un tipo de aplicación.

Wiktor: Sí, la galería era en realidad un cruce entre una aplicación y un juego.

¿Se podría decir que son un colectivo, pero que trabajan en diferentes lugares cada día?

Wiktor, Wawrzyniec: Sí.

Wiktor: Resulta que durante un tiempo hicimos proyectos juntos con los que nos ganamos la vida. Por lo general, ambos tenemos, sobre todo Wawrzyniec, un amplio abanico de cosas que hemos hecho. En cierto modo, de ahí surgió nuestra colaboración. Chocamos en muchos niveles artísticos.

Wawrzyniec: La multitud de experiencias nos ha permitido crear un micro-equipo de dos personas y desarrollar nuestra actividad – e incluso de esta manera proceder a la realización de «Art Polygon».

Ha asumido el tema del diseño de esta galería virtual con gran compromiso. ¿Qué hay en este proyecto que le resulte atractivo, interesante, para que se decida a hacerlo?

Wiktor: En primer lugar, en aquel momento queríamos hacer algo que fuera una aplicación y no una página web más, me alegraba que fuera un proyecto relacionado con las realidades interactivas, con los juegos, con los que estoy relacionado y que son -en mi opinión- una síntesis de las artes.

Wawrzyniec: Por mi parte, lo más interesante fue la apertura del concepto, porque procedimos a una lluvia de ideas de forma horizontal y tratamos de crear un proyecto interesante desde el principio que cumpliera los objetivos. Eso fue lo atractivo: la posibilidad de jugar con una forma totalmente abierta, y al mismo tiempo -desde mi punto de vista, la persona que visualizó el espacio- se trataba de construirlo a partir de nuestro concepto colectivo.
Wiktor: Estoy de acuerdo, lo que más nos divierte es el diseño de la arquitectura, y este es el ámbito en el que ambos nos movemos principalmente por afición. Diseñar la experiencia y la percepción consiste en responder a ciertos problemas, en los que la característica más importante es una «mente abierta». Y la arquitectura, como los videojuegos, es un género muy transversal.

Wawrzyniec: Además de eso, es un diseño de experiencia muy nativo. Esa es mi definición: la arquitectura ha creado algún tipo de tensión entre el ser humano y el edificio desde el principio de los tiempos. En el caso de la realidad virtual también podemos crear algún tipo de tensión, de experiencia a nivel de percepción.

Wiktor: A menudo me acompaña durante el proceso de diseño Vitruvio, que dice en su introducción a «Sobre la arquitectura en diez libros» que un arquitecto es una persona que tiene que saber un poco de todo para poder diseñar adecuadamente toda la experiencia -ya sea un producto o un edificio- para que sea útil, duradera y bella.

Ya que hablamos de diseño, ¿cuál fue el aspecto más difícil del polígono artístico desde su punto
de vista?

Wawrzyniec: Me parece que la hábil adaptación del espacio de forma que sea interesante, que dé al espectador la posibilidad de moverse libremente y, por otro lado, que sea lo suficientemente universal como para adaptarse a obras muy diferentes, que -en ese momento- eran realmente desconocidas para nosotros. Así que teníamos que crear un espacio universal y funcional, que también fuera visualmente atractivo.

Wiktor: Sí, era un reto hacer que el espacio fuera interesante en sí mismo, pero que las obras de arte colocadas en él no las dominaran y no distrajeran de la propia exposición. La respuesta a este reto fue el minimalismo. Por ello, aplicamos aquí la famosa máxima de los arquitectos-modernos «menos es más».

Entiendo que este proyecto fue un reto, pero también mucha diversión, un poco de novedad y mucha investigación. Si volviera a recibir un encargo similar, ¿haría algo diferente? ¿Tiene alguna idea al respecto?

Wawrzyniec: Siempre estamos «ávidos» de proyectos interesantes (sonrisa).

Wiktor: Fuera de nuestro trabajo tenemos una clara necesidad de proyectos interesantes que nos den espacio para la experimentación. Definitivamente, haríamos algo diferente.

Wawrzyniec: Creo que nos podría tentar un enfoque aún más minimalista del propio espacio. Ya durante el brainstorming pensamos en una experiencia totalmente abstracta del espacio, una especie de apertura agorafóbica de la forma, que sería casi extrasensorial. Esto es algo que me atrae de los nuevos medios: una extensión de nuestra visión de cómo podría ser el mundo.

Wiktor: Creo que dedicaríamos aún más tiempo a hacer aún menos (risas), lo que paradójicamente no es tan fácil. Reducir la forma conservando el contenido es un reto.

Más aún si hay algunas limitaciones de diseño debidas a algún marco formal, como las relacionadas con el público potencial.

Wawrzyniec: No podíamos permitirnos hacerlo todo.

Wiktor: En cualquier diseño hay que tener en cuenta los retos y las limitaciones. Eso es lo que Wawrzyniec y yo intentamos hacer cuando diseñamos: hablar de los problemas y las limitaciones que impone una situación determinada. No hay dos proyectos iguales.

La Fundación Arteria, junto con una asociación internacional, está llevando a cabo un proyecto llamado «VX Designers» para promover el uso de exposiciones en la educación, ¿cree que es una buena dirección?

Wiktor: Como parte de nuestro colectivo, ya hemos participado en la educación: creamos un tutorial sobre la creación de juegos de ordenador para estudiantes. Promover la educación a través de una experiencia interactiva como la creación de juegos de ordenador nos resulta de algún modo familiar. La creación de exposiciones es un concepto similar porque permite no sólo leer, ver, sino también hacer, lo que es mucho más eficaz para recordar la información. Creo que este es el camino que debemos seguir en la educación: tocar, ver, diseñar y hacer.

Wawrzyniec: En mi opinión, hay una enorme infrautilización de la tecnología con fines educativos en Polonia. En combinación con soluciones no estándar, como las exposiciones virtuales, son propuestas muy interesantes de aplicar. Veo dos formas de gestionar un proyecto de este tipo: una plataforma. Es ciertamente difícil decidir si dejar la libertad creativa a la generación joven, que tendrá acceso a la tecnología, o poner la tecnología a su disposición, pero ayudándoles a llevar a cabo sus actividades de forma que aprendan a comunicarse para ser entendidos. Me parece que la opción del comisariado sería aconsejable en esta situación. La generación joven tiene potencial, pero siempre existe el problema de cómo comunicarlo.

¿Tiene algún consejo que daría a la persona que vaya a diseñar este tipo de plataforma como
parte del proyecto VX Designers mencionado anteriormente?

Wiktor: Mi consejo sería que esta persona respondiera bien a las preguntas estándar de diseño: «qué roles van a desempeñar los usuarios que utilicen la plataforma, quién será ese usuario en los roles dados». En general, estoy de acuerdo con Lorenzo en que falta aprender a utilizar estas herramientas en el contexto de la creación de una determinada narrativa, de la transmisión de contenidos. Personalmente, creo que buscaría la manera de que dicha plataforma se convirtiera en un nexo de unión entre los usuarios más y menos experimentados. Además de exponer sus trabajos, los estudiantes deberían tener un lugar donde aprender a ser comisarios, o «directores narrativos». Antes, una de las «artes liberales» más preciadas era el arte de la retórica; cómo transmitir lo que tienes en la cabeza a otra persona de forma que lo entienda como queremos.

…y la exposición es una excusa para transmitir ese contenido y habilidad.

Wiktor: En cierto modo sí, pero yo diría más bien que es un medio, una herramienta para transmitir pensamientos. Al mismo tiempo un pretexto, un gancho, pero también una herramienta.

Me parece que en este contexto educativo, lo más importante no será la exposición en sí misma, sino todo lo que se puede aprender al crearla, todas las habilidades blandas.

Wiktor: En realidad, el desarrollo de habilidades blandas es muy importante, y en la educación se le presta muy poca atención. En mi opinión, sin embargo, también es importante simplemente crear una oportunidad para expresar los propios pensamientos a través del arte en un espacio donde se tomará más «en serio».

Wawrzyniec: Por otra parte, pienso en un aspecto completamente diferente de dicha «misión», que debería cumplir la educación en una sociedad que cambia dinámicamente y que domina las nuevas tecnologías: a saber, nos veremos obligados a cultivar nuestra humanidad, entre otras cosas, creando bienes culturales. La actividad cultural tendrá mucho más valor en el futuro que en la actualidad. La educación en el plano de la exposición, la autoexpresión a través de los medios artísticos será un valor en sí mismo, que la educación debe alimentar de todas las maneras posibles para darnos una existencia digna en un mundo dominado por las máquinas y las inteligencias artificiales.

Wiktor: La educación debe enseñarnos a aprender cosas nuevas y a responder al cambio. Y el papel de la cultura es explorar caminos aún no descubiertos por nadie; anticipar ciertas cosas que aún no han sucedido y mostrarnos lo que puede suceder para que podamos pensar en ellas a tiempo.

Muchas gracias por la entrevista.

More to explorer

Patrimonio cultural y sociedad 5.0

Artículo de Anna Ochmann El concepto de sociedad 5.0 asume que se utilizará tecnología avanzada para resolver problemas cotidianos y promover una

El proyecto #VXdesigners está cofinanciado por el programa ERASMUS + de la Unión Europea y se implementará desde octubre de 2020 hasta septiembre de 2022. Este sitio web y el contenido del proyecto reflejan las opiniones de los autores, y la Comisión Europea no se hace responsable de ningún uso que pueda estar hecho de la información contenida en el mismo.(Código del proyecto: 2020-1-BE01-KA201-074989).